¿PIERDO MI SUELDO, SI ME APLICAN UNA MEDIDA CAUTELAR ESTANDO DE BAJA POR INCAPACIDAD TEMPORAL?

1.- Regulación de la medida cautelar de suspensión de empleo y sueldo.

 

La suspensión provisional de empleo y sueldo, como medida cautelar, dentro de un expediente disciplinario, se regula, con carácter general en el artículo 98 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

“La suspensión provisional como medida cautelar en la tramitación de un expediente disciplinario no podrá exceder de 6 meses, salvo en caso de paralización del procedimiento imputable al interesado. 

«podrá acordarse también durante la tramitación de un procedimiento judicial, y se mantendrá por el tiempo a que se extienda la prisión provisional u otras medidas decretadas por el juez que determinen la imposibilidad de desempeñar el puesto de trabajo. 

A efectos económicos, el funcionario en suspenso provisional tendrá derecho a percibir durante la suspensión las retribuciones básicas y, en su caso, las prestaciones familiares por hijo a cargo.”

Para los policías locales, sujetos a normativa estatal, la regulación anteriormente indicada, es la que les resulta de aplicación.

Para los funcionarios del  Cos Mossos d’esquadra, el artículo 75 de la Ley 10/1994, de 11 de julio, de la Policía de la  Generalitat-«Mossosd’Esquadra» establece una predicción prácticamente idéntica.

“2. La suspensión provisional conlleva, mientras dura, la pérdida de las retribuciones correspondientes al complemento específico y a las gratificaciones por servicios extraordinarios. El tiempo de suspensión provisional se computa a efectos del cumplimiento, en su caso, de la sanción de suspensión de funciones”

En resumen, se conservan exclusivamente las retribuciones básicas (salario base y trienios), y se dejan de percibir, las complementarias (destino, específico).

Dichas situaciones pueden ser extremadamente gravosas, especialmente en medidas cautelares causadas por procedimientos penales, que legalmente pueden vincularse a la duración del mismo, y que, como todos conocemos, pueden durar años.

2.- Los efectos económicos de la suspensión de empleo y sueldo como medida definitiva, en relación con la situación de incapacidad temporal.

¿Qué sucede si, en el momento en el que se acuerda la medida cautelar, el funcionario se encuentra de baja por incapacidad temporal?

En primer lugar, la situación que analizamos (medida cautelar dentro de expediente disciplinario), guarda similitudes con la aplicación de la sanción DEFINITIVA de suspensión de funciones al finalizar un expediente disciplinario, y su relación con la incapacidad temporal, en dichos supuestos, por lo que cabe analizar cuál es la jurisprudencia existente en tales supuestos.

Sobre el cumplimiento de la sanción definitiva, cuando el funcionario se encuentra en situación de incapacidad temporal, existían pronunciamientos judiciales discrepantes, entre las diferentes Salas de lo contencioso-administrativo de los TSJ de Catalunya, a favor y en contra de su aplicación.

Pero finalmente, la sentencia, de 2 de junio de 2015 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 1ª, recurso núm. 871/2014, (RJ 2015\3384), estableció la incompatibilidad de ambas situaciones.

En conclusión, el TS establece que la Administración debe esperar que el funcionario no se encuentre en situación de incapacidad temporal para la ejecución de la misma

3.- Los efectos económicos de la medida cautelar de suspensión de empleo y sueldo( como medida anticipada) con la situación de incapacidad temporal.

 

En esta situación existen, de nuevo, dos posturas jurisprudenciales, que entienden tanto compatibles, como incompatibles, tales situaciones. Es decir, que la IT impide la ejecución de la medida cautelar, o no la impide.

El primer criterio recoge la incompatibilidad entre situación de incapacidad temporal y cumplimiento de sanción. La ya citada sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de lo Contencioso-administrativo, Sección 1ª, S de 2 de Junio de 2015, Ponente: Yagüe Gil, Pedro José – Nº de Recurso: 871/2014 que considera que se trata de un acto declarativo de derechos, y siendo los efectos económicos distintos, no cabe su aplicación.

Según esta sentencia se equipararían esta situación a la situación de suspensión definitiva, fundamentalmente, bajo la siguiente argumentación

1.- No se puede suspender de funciones al que ya se halla suspendido, sin perjuicio de que se reanude tal suspensión cuando desparezca la causa que lo imposibilita.

2.- La situación de incapacidad temporal sólo puede suspenderse en los supuestos tasados por ley, sin que en dicha regulación se encuentre la situación de suspensión cautelar de funciones.

“La incapacidad temporal se define como una contingencia del sistema de Seguridad Social que da lugar a una prestación económica consistente en un subsidio equivalente a un tanto por ciento de la base reguladora, que, conforme al art. 131 de la Ley General de Seguridad Social, nace con la baja en el trabajo y se suspende, pierde o extingue en los casos tasados de los arts. 131.bis y 132 de la misma ley, sin que entre ellos se encuentre la sanción disciplinaria de suspensión de funciones.

Así, en esta línea, en cuanto a la incompatibilidad de aplicar una medida cautelar al funcionario que se encuentra de baja, encontramos los siguientes pronunciamientos:

  • La Sentencia de 13 de marzo de 2015, del TSJ de Castilla y León. Recurso 106/2014.

La misma considera que la situación de aplicación de la medida cautelar es incompatible con la situación licencia por enfermedad que el fue concedida a la funcionaria, reconociendo el derecho de la recurrente a percibiré la prestación económica de la MUFACE, partir del cuarto mes.

  • La sentencia del TSJ de Andalucía de Málaga, Sala de lo Contencioso-administrativo, S de 4 de Noviembre de 2020 P Nº de Recurso: 618/2019, que establece:

 «En consecuencia con las normas legales expuestas, lo que caracteriza a la incapacidad temporal es que se produce una contingencia que da lugar a que el sistema de protección social asigne una prestación económica, quedando entre tanto en suspenso la relación de servicio, ya que los derechos y obligaciones propias de la misma (desempeño de la función- retribución) se suspenden, quedando la retribución sustituida por la prestación económica asignada a la incapacidad temporal. 

A partir de esta definición, es claro que no puede aplicarse la medida cautelar de suspensión de funciones por resolución de 26 de enero de 2006 en el período de incapacidad temporal solicitada el mismo día en base a un parte médico del día anterior, precisamente porque una de las características de la incapacidad temporal es que las funciones se hallan suspendidas, además de que no concurre el supuesto de hecho que determina la pérdida o suspensión de la prestación económica de incapacidad temporal. 

  • La sentencia del STSJ Navarra, Sala de lo Contencioso-administrativo, S de 10 de Septiembre de 2014 Ponente: Azcona Labiano, María Jesús – Nº de Sentencia: 377/2014 – Nº de Recurso: 259/2013. 

“Acordada la licencia por enfermedad, la relación de servicio queda suspendida, y por ende el ejercicio de las funciones, con lo que, no se puede suspender al suspenso, si se nos permite la expresión. En todo caso, la situación de incapacidad temporal, en definitiva la baja laboral por licencia por enfermedad, no puede prolongarse sine die, de modo que en el momento en que se produzca el alta, se podrá ejecutar la sanción de suspensión de funciones”

  • Por el contrario, el TSJ de Catalunya, en sentencia de 6 de Noviembre de 2014, Recurso 103/2014,consideró que no es incompatible esta situación distinguiéndola de la suspensión de funciones amparada en una sanción definitiva.

“Por tanto hay que considerar que la adopción de esta medida puede adoptarse incluso cuando el funcionario se halle en situación de baja por enfermedad, dado que si no fuera así, se podría dar la circunstancia de que el sometido a expediente podría por algún tiempo incorporarse al servicio y realizar determinadas actuaciones que perjudican la investigación.

Por otra parte carece de sentido que durante el periodo de incapacidad transitoria no se le prive de todas las consecuencias que comporta la suspensión de funciones, pues la incapacidad transitoria, no puede constituir un obstáculo o valladar para que la actuación de la Administración pueda desarrollarse de conformidad con la legalidad vigente. Todo ello con independencia del régimen económico que le corresponda.

  • De igual manera,  la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional, Sección 5ª, S de 21 de Diciembre de 2016. Nº de Recurso: 108/2016. 

 Es decir, en las diferentes situaciones administrativas en que se encuentran los funcionarios de carrera, previstas en el artículo 85 del EBEP , el funcionario puede encontrarse de baja por enfermedad, e incluso en situación de incapacidad temporal, que no es una situación administrativa sino una circunstancia o contingencia transitoria y, por consiguiente, en nada afecta a la situación administrativa en que se encuentre. Por tanto, la suspensión de funciones con carácter provisional con ocasión de la tramitación de un procedimiento judicial o expediente disciplinario, supone una situación administrativa distinta a la de servicio activo, que priva al funcionario del ejercicio de sus funciones, se encuentre el funcionario sano o enfermo. En caso de que el funcionario se encuentre de baja por enfermedad, no puede desempeñar su trabajo debido a su situación física o psíquica, mientras que en caso de suspensión provisional se impide al funcionario que desempeñe sus funciones, con privación de todos los derechos inherentes a su condición funcionarial. 

Añadimos que en ninguna de las sentencias invocadas se analiza el artículo 90 del EBEP , precepto legal que establece que el funcionario « quedará privado durante el tiempo de permanencia en la misma del ejercicio de sus funciones y de todos los derechos inherentes a la condición ». Todos los derechos individuales correspondientes a su relación de servicio no son sólo los económicos, sin que, por otro lado, la conservación de la condición de mutualista de MUFACE durante la suspensión provisional de funciones, como invoca el apelante, tenga mayores consecuencias a estos efectos. 

4.- Conclusiones.

 

Si bien las posturas son diferenciadas, incluso en aquellas sentencias que consideran compatible la aplicación de la medida cautelar y la situación de incapacidad temporal,  separan tal situación de los derechos económicos, que serán los propios de la situación de incapacidad temporal, es decir el percibo de las cantidades que establece la normativa de Seguridad Social, para cada funcionario.

Por tanto, si la IT es previa a la aplicación de la medida cautelar, se continuará percibiendo la prestación por IT, al no afectar a los derechos económicos, mientras si es posterior, la misma, se reducirá en proporción al salario también reducido previamente por la aplicación de la medida, que afecta al salario, correspondiente a la nómina del día o mes anterior a la baja por IT.

Para asesorarse y recurrir este tipo de situaciones, puede contactar con nuestro despacho:

http://www.amtadvocats.com

 

Creado por | 2024-01-07T19:38:11+00:00 enero 6th, 2024|Derecho administrativo|0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies